Las bicicletas eléctricas ya no son vehículos a motor en EE.UU.

Las bicicletas eléctricas son uno de los medios de transporte en auge en la actualidad. De modo tal que su uso es cada vez más popular y es común encontrárselas en las calles de las principales ciudades del mundo. Al tratarse de un vehículo relativamente nuevo, los legisladores de cada país se vieron obligados a, poco a poco, adaptar las leyes a las nuevas circunstancias, decidiendo cuáles son las formas en las que los novedosos vehículos deben ser considerados.

Dado que estas leyes son nuevas, están sometidas siempre a constante revisión y cambio. Y esto es lo que ha ocurrido en los Estados Unidos, país en el que las bicicletas eléctricas han dejado definitivamente de ser consideradas como vehículos motorizados, lo que supone grandes cambios de cara a las autoridades. Si te interesa este tema, te será de gran utilidad conocer la información que, a lo largo del artículo vamos a ofrecerte al respecto. Encontrarás las principales claves que te ayudarán a comprender el nuevo paradigma.

La legislación para las bicicletas a motor en EE.UU.

Como te hemos dicho, no existía tanta claridad en cuanto a la legislación que aplicaba a las bicicletas con motor eléctrico, lo cual suponía también un problema al momento de cómo se las debía considerar. Sin embargo, parece que tal confusión ha llegado a su final, y que aquellos que redactan las leyes entendieron que estos medios de transporte deben dejar de ser considerados como vehículos a motor de forma definitiva. Es decir, ya no se ponen al mismo nivel que otros tales como los automóviles o las motocicletas, que era como se venía entendiendo hasta esta nueva modificación legislativa.

Esto va a significar, sin ninguna duda, un efecto directo en el mundo de la venta de estos productos, pues, como podrás ver en el próximo apartado, los cambios producidos favorecen en enorme medida a los ciclistas, que verán disminuidas las normas a seguir y la libertad será mucho mayor de la que venían disfrutando hasta ahora.

En todo caso, cuando hablamos aquí de bicicletas eléctricas estamos refiriendo a la definición legal del Departamento de Interior de los Estados Unidos, que considera que se trata de «un ciclo de dos o tres ruedas con pedales completamente operables y un motor eléctrico de no más de 750 vatios».

Ahora bien, cabría preguntarse en este punto algo muy importante: si las bicicletas con ayuda eléctrica ya no se clasifican como vehículos motorizados, ¿qué son a ojos de las autoridades norteamericanas?

Clasificación triple

Pues bien, lo cierto es que se ha establecido una clasificación triple, en la que cada bicicleta puede ser incluida en alguno de los siguientes apartados en atención a distintos aspectos:

  • Clase 1: aquellas en las que tan solo existe asistencia al pedaleo. Es decir, el motor eléctrico solo tiene como finalidad ayudar en cierta medida a pedalear, pero que no funcionan si tal pedaleo no existe. Las que pertenecen a esta clase pueden presentar una velocidad máxima de unas 20 millas por hora, lo que se traduce en en torno a 32 kilómetros por hora como máximo.
  • Clase 2: a diferencia del caso anterior, en este grupo se incluyen los aparatos cuyo motor ayuda a acelerar, es decir, que pueden funcionar incluso aunque no se esté pedaleando. Eso sí, también en los ciclos de este grupo se exige una velocidad máxima necesaria de 20 millas por hora (esto es, unos 32 kilómetros por hora, como te hemos señalado).
  • Clase 3: al igual que en el primer caso, también en las de esta clase el motor se ha de limitar a ser una mera ayuda al pedaleo. Ahora bien, esta vez la velocidad máxima se sitúa en las 28 millas por hora, lo que viene a ser equivalente a, aproximadamente, 45 kilómetros por hora.

Principales cambios que afectan a los ciclistas

Lo cierto es que, como ya leíste, a partir de este cambio legislativo, el tratamiento que recibe todo aquel que circula en bicicleta eléctrica en USA pasa a ser muy distinto, pues se entiende que estos productos dejan de ser equivalentes a los vehículos y la cantidad de caminos por los que pueden circular legalmente se amplía en enorme medida.

Aunque en general puede afirmarse que a partir de ahora podrán circular por casi todo el territorio disponible sin ninguna clase de problema ni oposición por parte de las autoridades, para que comprendas los referidos cambios en profundidad, te resumimos el contenido en tres puntos:

  • Desde este mismo momento, los usuarios de las bicicletas eléctricas pasan a tener la misma consideración que los de bicicletas sin motor. Cuentan, por tanto, con los mismos derechos y deberes exactamente. No hay ninguna diferencia de consideración, siendo plenamente equivalentes los dos casos.
  • En el caso de las tierras locales, los administradores serán los que tengan el poder de decidir si dejan o no dejan que estos vehículos transiten por ellas. Ahora bien, en atención al punto primero, si permiten el paso de bicicletas tradicionales, también deberán permitir el paso de las bicicletas motorizadas.
  • En el caso de las tierras públicas, se aplican las mismas consideraciones, de manera que deberán ser sus administradores los que, de forma efectiva, decidan si permiten o no el paso a bicicletas. Si la respuesta es afirmativa, entrará en juego también la tipología a la que aquí estamos prestando atención.

En conclusión

El hecho de que las bicicletas eléctricas en Estados Unidos pasen a tener una consideración tan diferente supuso importantes cambios. En general, ahora las autoridades serán más permisivas, al ampliar los espacios de uso de estos cómodos medios de transporte, lo que favorecerá la salud del medio ambiente, reducirá el tráfico y, con seguridad, mejorará el aspecto de las ciudades y la comodidad de los espacios públicos a favor de los peatones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *