Ajuste de estatus para conseguir la Green Card: hazlo así

Los extranjeros que quieran conseguir la Green Card en Estados Unidos y se encuentren ya viviendo allí tendrán que pasar por un procedimiento administrativo conocido como ajuste de estatus.

Una de sus principales ventajas es que, como ocurre en otros casos, los interesados pueden tramitarlo directamente en algunas de las oficinas del país norteamericano, sin tener que regresar a sus países de origen.

Te contamos cómo es todo este proceso en el presente artículo, así que continúa leyendo abajo.

Ajuste de estatus para conseguir la Green Card

La Green Card o Tarjeta Verde, tarjeta emitida por las autoridades norteamericanas para residir legalmente en Estados Unidos, es un permiso para que quienes no posean la nacionalidad puedan vivir de forma legal y permanente en el país. Además, este documento les permite trabajar y tener libertad de movimientos. 

Las situaciones de las personas que solicitan la Green Card son muchas y muy variadas, aunque ya estén viviendo legalmente en el país norteamericano. Por ejemplo, los familiares directos de ciudadanos estadounidenses que estén legalmente residiendo allí; los hijos de los que hayan tenido que emigrar a Estados Unidos con la visa K-2; y los prometidos extranjeros que vayan a casarse con ciudadanos americanos y tengan la visa K-1.

A nivel laboral, algunas instituciones y empresas también pueden solicitar la Green Card para sus trabajadores extranjeros, siempre y cuando ya estén trabajando legalmente en el territorio. Una vez comprobado este aspecto, se puede iniciar la petición del ajuste del estatus. A continuación, verás cuáles son los requisitos.

Requisitos para la Green Card

Los requisitos para hacer los ajustes de estado y conseguir la tarjeta dependen de cuál es la situación de la que partas, teniendo en cuenta algunas de las mencionadas en el apartado anterior. Lo primero que tienes que hacer es comprobar si tu estatus encaja en una de las categorías oficiales de inmigrantes.

Una vez que hayas encontrado la categoría a la que perteneces, estos son los pasos a seguir:

1. Completar los formularios

Como mínimo, tendrás que rellenar la solicitud de la Green Card y la petición de inmigrante. Puedes hacerlo por ti mismo o pedir a un representante (familiar o amigo) que lo haga por ti.

2. Presentar la solicitud

Para solicitar la residencia permanente o el ajuste de estatus te van a pedir que tengas aprobada la petición como inmigrante, en la mayoría de categorías.

Sin embargo, hay otras que te permiten seguir adelante con la tramitación del Green Card mientras la de inmigrante siga pendiente. A esto se le denomina presentación simultánea.

3. Formulario I-485

Si entras en la categoría para presentar el formulario I-485, una vez realizado, te enviarán un aviso oficial en el que te darán cita en un Centro de Soporte de Aplicaciones (ASC, por sus siglas en inglés).

En este lugar, te harán un estudio biométrico que contemple tus huellas digitales, fotografía y firma digital. En la cita, ya te incluirán la fecha, hora y lugar a donde tendrás que acudir.

Estos datos verificarán tu identidad y servirán para que las autoridades del país puedan realizar los controles de seguridad pertinentes y registrar los antecedentes policíacos, si los tuvieras.

Es muy importante acudir a esta cita porque, si no vas, y no tienes justificación para ello o no avisas para que te reprogramen el encuentro, las autoridades estadounidenses podrían denegar el formulario I-485. Por tanto, tampoco recibirás la tarjeta de residencia.

4. Presentar la entrevista

Las autoridades determinarán si, en tu caso, es necesario hacerte una entrevista personal. Al igual que ocurre con el punto anterior, te pueden programar una cita en las oficinas correspondientes para responder preguntas, bajo juramento, o afirmaciones relacionadas con el formulario I-485. 

En ocasiones, también citarán al familiar o amigo que haya presentado el formulario por ti. Les pedirán que lleven los originales de la documentación presentada, que puede incluir pasaportes, documentos oficiales de los viajes e, incluso, el propio formulario, independientemente de si están caducados o no.

Por eso, es muy importante guardar todos los papeles, documentos e, incluso, tickets de compras desde que recibes el billete de avión para viajar a Estados Unidos.

Información adicional para conseguir la Green Card

Si las autoridades lo consideran necesario, podrían hacer más comprobaciones para aprobar tu solicitud.

Normalmente será en estas circunstancias:

– No presentaste todas las pruebas que te solicitaron.

– Algunas de esas pruebas ya no son válidas (por ejemplo, si hubieran caducado o fueran inteligibles).

– El funcionario necesita más información para asegurarse de darte el permiso.

De todas maneras, en la solicitud de la cita te detallarán toda la información que necesitan, también a dónde debes mandarla. Si no lo haces, también te pueden rechazar el formulario I-485 y no conseguirás optar a la Green Card.

Plazos para obtener la Green Card

Todos los años, el gobierno americano expide unas 50,000 tarjetas Green Card. No puedes solicitar una cuando quieras, sino que hay establecidas unas fechas. Normalmente, se abre el plazo el mes de octubre y se mantiene abierto hasta noviembre, es decir, solo hay unas semanas para pedirlas.

El trámite completo puede demorarse unos seis meses de media, es decir, desde que el USCIS (el organismo gubernamental que lo gestiona) recibe tu solicitud de formulario correspondiente y lo procesa, hasta que llega la resolución. En este plazo de tiempo entraría todas las pruebas adicionales de las que hemos hablado anteriormente, como el estudio biométrico o las entrevistas que se suelen fijar de cinco a ocho semanas tras la presentación del formulario.

Una vez aprobadas, el USCIS tiene un plazo legal de 120 días, como máximo, para enviarte por correo postal la tarjeta de residencia. Lo normal es que no agoten este límite y que tengas tu Green Card en unos tres meses.

En definitiva, conseguir la Green Card mediante un ajuste de estatus para la residencia legal en Estados Unidos requiere de un trámite que puede demorar varios meses. No todos los extranjeros pueden solicitarla de la misma manera, ya que tienen muy en cuenta tu situación. En cualquier caso, y esto sí es extensible a todo el mundo, no puedes solicitarla si resides de forma ilegal (o indocumentada) en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *