Solicita tu Tarjeta Verde o Green Card para tu residencia permanente en E.U.A.

Una manera de comprobar tu estadía en Estados Unidos es con una tarjeta de residencia permanente, conocida popularmente como Tarjeta verde (o Green Card, en inglés).

Este es un documento de identidad que necesitarás obtener si no tienes la nacionalidad estadounidense pero vives ahí con tus papeles en regla.

Cuando cuentas con este tipo de documento, tienes el derecho de residir y de trabajar dentro del país de manera permanente y legal. Además, esta tarjeta te puede ser útil para otros trámites tales como la obtención de tu licencia de conducir, tu tarjeta del Seguro Social, o para demostrar tu identidad si necesitas viajar al extranjero por un periodo que no rebase los 365 días.

El procedimiento que deberás seguir para poder solicitarla y cambiar tu estatus a residente permanente en EE. UU., así como los requisitos, costos y plazos dependen de tu situación individual. A continuación, te explicamos algunas de las dudas más frecuentes.


¿Quién puede solicitar la Green Card?

Existen muchas maneras para tramitar la Tarjeta Verde, o tarjeta de residencia permanente, y cada una de ellas requiere diferentes procesos a seguir.

Los procedimientos generalizados para que puedas tramitar la Green Card son los siguientes:

  1. Elegibilidad: determina si eres apto para la residencia permanente bajo alguna de las siguientes categorías señaladas:

    • Familia – Entras en esta categoría si:
      • tienes parentesco directo con un ciudadano americano o un residente permanente (como pueden ser cónyuges, hijos o padres de estos);
      • eres el prometido o prometida de un ciudadano americano;
      • eres el cónyuge supérstite (en caso de que hubiera fallecido tu pareja de nacionalidad estadounidense).
      Para el caso de los hijos, solo podrán aplicar los menores de 21, salvo casos especiales establecidos en el Acta de Protección del Estatus de Niño (CSPA).

    • Empleo – Serás elegible para una visa si:
      • tienes habilidades o capacitación para un trabajo que sea de utilidad para el país;
      • eres un médico dispuesto a trabajar en una clínica por un periodo establecido;
      • estás en proceso de invertir por lo menos 1 millón de dólares en una empresa en los Estados Unidos, la cual, además, deberá crear diez empleos para trabajadores calificados.

    • Por ser «inmigrante especial» – Este estatus aplica en cualquiera de los siguientes casos:
      • los miembros de algunas organizaciones religiosas que cumplan con los requisitos;
      • los niños y adolescentes que requieran protección debido a que han sufrido abusos o abandono por parte de alguno de sus padres;
      • los ciudadanos de Afganistán o Iraq;
      • los periodistas que pasarán a ser parte de la USAGM (Agencia para la Media Global de los Estados Unidos);
      • los empleados activos y retirados de organizaciones internacionales y de la OTAN (Organización del Atlántico Norte), así como sus respectivos familiares.

    • Por estatus de refugiado o asilado – Estos podrán aspirar a la residencia permanente si su estatus migratorio les fue concedido por lo menos un año antes de solicitar la Green Card.

    • Víctimas de abuso – Para los cónyuges, hijos menores de 21 años o padres abusados de un ciudadano estadounidense o un residente permanente legal.

    • Víctimas de trata humana u otros crímenes – Podrán solicitar la residencia permanente siempre y cuando cuenten con las visas correspondientes a su condición (visas T y U, respectivamente).

    • Por registro – Pueden hacer esta solicitud aquéllos que han residido en los Estados Unidos de forma ininterrumpida desde el primero de enero de 1972 o antes.

    Además de estas categorías, hay condiciones especiales aplicables a ciertas nacionalidades como los casos de Cuba o los indígenas nacidos en Canadá.

    Tanto los cónyuges recién casados como los inversionistas pueden recibir las Green Cards condicionales, las cuales tienen una vigencia de dos años y no podrán ser renovadas a menos que se solicite la remoción de la condición a través de los formatos I-751 e I-829.

  2. Ajuste de estatus: es el proceso para poder solicitar tu tarjeta verde. Si cuentas con tu ajuste de estatus, puedes obtener la residencia permanente sin salir de los Estados Unidos.
    Si, por el contrario, estás fuera de Estados Unidos, tienes que tramitar tu visa de extranjero en trámite consular.

  3. Presentación conjunta: es cuando la petición de inmigrante y solicitud de ajuste de estatus están siendo procesados al mismo tiempo en un centro.

  4. Disponibilidad de visas y fechas de prioridad: como su nombre lo menciona, se le da prioridad a las personas que ya cuentan con visa, quedando a la espera las personas que no la tienen hasta que haya una visa disponible.

Entre esos procedimientos también puede ser por autorización de empleo, por carga pública o por declaración jurada de patrocinio económico.


¿Cómo solicitar la Green Card o Tarjeta Verde?

El trámite es diferente en cada caso. En buena parte de los casos, se debe aplicar a través de un patrocinador, quien es la persona que la solicita para ti de acuerdo a la ley (puede ser un familiar o un empleador). A grandes rasgos, podemos dividir la forma de aplicar en dos categorías: esto es si te encuentras en los Estados Unidos o no.

Para el primero de los casos, si te encuentras en EE. UU. y ya cuentas con una petición de inmigrante aprobada y existe una visa disponible, deberás llenar el formato I-485 a través de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS). Si aún no cuentas con tu petición aprobada, deberás solicitar esta, lo que se conoce como trámite conjunto.

Si, por el contrario, no te encuentras dentro de los Estados Unidos, el trámite se realizará por conducto de los consulados y embajadas, o bien a través del patrocinador. En la mayoría de los trámites realizados por un patrocinador, este deberá agregar una declaración jurada de apoyo económico, la cual tiene como propósito mostrar que tienes los recursos financieros para vivir en los Estados Unidos sin requerir ningún tipo de asistencia o beneficios financieros por parte del Gobierno.

Si tu petición de inmigrante es aceptada y si existe una visa disponible, una vez que hayas solicitado tu Green Card, deberás acudir el día y hora que se te indique para recabar tus datos biométricos y firma, así como tus huellas digitales. Adicionalmente, se te tomarán fotografías.

Posteriormente a eso, habrá una entrevista, ya sea en el USCIS o en el consulado. Una vez realizada, recibirás la determinación de si tu Green Card ha sido aprobada o denegada.

Es importante que tengas presente que puede ocurrir que se te deniegue la residencia permanente, en cuyo caso serás notificado y se te dará una explicación de la negativa. Si lo deseas, podrás entonces presentar una apelación para intentar obtener este documento. Existen diversos motivos para la denegación, pero el principal es la posibilidad de que te conviertas en una carga para el horario de acuerdo a la sección 212 del Acta de Inmigración y Nacionalidad de 1952 (INA).

Además, no olvides que una vez obtenida, tu tarjeta de residente permanente puede ser retirada si se demuestra que has cometido delitos constantes o graves para el país.

Ten en cuenta que, actualmente, el tiempo del trámite puede ir desde los 10 hasta los 20 meses, dependiendo de la carga de trabajo de la oficina encargada de determinar tu solicitud.

¿Qué estás esperando? Ahora que tienes toda esta información a la mano, comienza tu trámite de solicitud de Tarjeta Verde y disfruta de los beneficios de tu residencia permanente legal en los Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *