Condominios vs. cooperativas: ¿en qué se diferencian?

¿Quieres comprar una vivienda en Estados Unidos? Si estás buceando en el mercado inmobiliario norteamericano, seguro que te has encontrado con dos conceptos muy habituales: los condominios y las cooperativas, conocidos popularmente como condos y coops.

Conocer en qué consisten y sus principales diferencias te ayudará a decidir cuál es la mejor opción para ti. En este artículo te damos toda la información.

Requisitos de un condominio

Un condominio es un inmueble cuya propiedad recae en diversas personas. Se divide en varias viviendas con dueños específicos, que comparten espacios comunes como parques, salas de reuniones o pistas de deporte. Estos son gestionados de manera solidaria por todos ellos, que se encargan de su cuidado compartido a través de aportaciones económicas.

En consecuencia, si decides vivir en un condo no deberás asumir nunca tú solo el mantenimiento de la piscina o el jardín. Esto representa un ahorro económico y, además, te ofrece la ventaja de no tener que asumir responsabilidades por ti mismo.

Además, merece la pena destacar que este tipo de viviendas cuenta con un gran número de servicios en el mismo espacio, desde campos de golf a centros comunitarios, pasando por instalaciones deportivas o medidas de seguridad. Asimismo, hay que tener en cuenta que los condominios no se encuentran habitualmente en medio de las grandes ciudades. Por lo tanto, también te ofrecen un ambiente más tranquilo y agradable.

¿Qué tipos de condominios existen?

Antes de decidirte a buscar tu hogar en un condominio, es importante que tengas en cuenta sus diferentes tipos:

  • El vertical se construye en varios niveles en un terreno común, respetando los espacios comunes y privados, así como los derechos de copropiedad. Es muy habitual en turismo.
  • El horizontal es el que proporciona uso exclusivo y compartido a diversas partes de un terreno.
  • El mixto combina ambos casos para optimizar el espacio existente

Sea cual sea la opción que elijas, es importante que tengas en cuenta las diferencias entre un condo y otros tipos de viviendas, como los apartamentos de alquiler. Esencialmente, puedes alquilar tu hogar en un condominio, y lo harás a un propietario individual. En cambio, los edificios de pisos constan de diferentes unidades que pertenecen a un único dueño, y todas las viviendas son iguales. Asimismo, los condominios acostumbran a tener una mayor calidad que los edificios de alquiler y cuentan con más comodidades.

Finalmente, hay que señalar que los condominios son mucho más democráticos que las cooperativas, ya que están abiertos a cualquier persona que cuente con los fondos necesarios para su adquisición o alquiler. Incluso cuentan con menos restricciones a la hora de que puedan acceder a su propiedad personas extranjeras.

Cooperativas o cómo comprar acciones para disponer de una vivienda

Las cooperativas son viviendas propiedad de una empresa, que vende acciones a personas interesadas a cambio de alquileres de propiedad establecidos a largo plazo. Es decir, el accionista puede vivir en un apartamento privado que forma parte del edificio de la cooperativa mientras compre acciones.

También hay que tener en cuenta que el tamaño del apartamento determinará el número de acciones necesarias para acceder a él, así como el coste del mantenimiento que deberá afrontarse. Este dinero se paga a la corporación que gestiona la coop e incluye siempre todos los gastos, incluso los impuestos y los posibles intereses de la hipoteca que la corporación tenga sobre el edificio. Hay que señalar que esto representa una diferencia importante con los condominios, en los que está prohibido que se obtengan hipotecas.

Los pros y los contras de una cooperativa

Comprar un apartamento en una cooperativa te ofrece diferentes ventajas y algunos inconvenientes que es necesario tener en cuenta a la hora de valorar la elección de este tipo de vivienda.

Repasamos los más destacados:

  • Las cooperativas son más económicas que los condominios, entre otras cosas porque tienen una cuota de mercado más amplia y son más antiguas. Por lo tanto, ofrecen más posibilidades de compra y se reduce su precio.
  • Los accionistas de las coop tienen que ocupar por obligación sus viviendas y usarlas como residencia principal. En la mayoría de casos, se prohíbe incluso el subarriendo, por lo que no hay muchas posibilidades de sacar partido económico al coste de la vivienda planteándola como una inversión. En otras palabras, comprar acciones en una cooperativa para tener una casa siempre tiene que pensarse como una manera de encontrar un hogar, no como una operación inmobiliaria.
  • Asimismo, hay que tener en cuenta que las cooperativas de ciudades como Nueva York es habitual que prohíban que los compradores extranjeros adquieran acciones.

Otros aspectos importantes a evaluar

  • También es necesario señalar que la financiación de las cooperativas pasa por conseguir un préstamo personal, nunca una hipoteca. Los intereses del préstamo son deducibles fiscalmente y la cantidad solicitada debe ser igual al 50 % – 75 % del valor de la propiedad.
  • De igual modo, las coop tienen de manera habitual un impuesto sobre la venta del apartamento que deberás pagar si decides deshacerte de tu vivienda. Este dinero irá a parar a las arcas de la corporación que gestiona la cooperativa.
  • Otro factor a tener en cuenta es que no podrás vender tu vivienda de cooperativa a cualquier persona. Los posibles compradores tendrán que pasar una entrevista personal con el  Consejo de Administración después de presentar la correspondiente solicitud formal. En los condominios se lleva a cabo un proceso parecido, pero hay que señalar que en el caso de las cooperativas el proceso es mucho más largo y complejo, lo que puede representar diversos inconvenientes para los posibles compradores. Esto puede hacer que la venta sea más difícil de lo que puedas pensar a priori.

En conclusión

Tener en cuenta todas estas ventajas e inconvenientes de las cooperativas te permite valorar si realmente es el tipo de adquisición más adecuada para cubrir tus necesidades y expectativas a la hora de comprar tu vivienda. No dudes en comparar todos estos conceptos con el funcionamiento de los condominios.

Ahora que ya sabes en qué consisten los condominios y las cooperativas, ya puedes decidir en cuál de las dos opciones invertir tu dinero para poder conseguir la vivienda que necesitas. ¡Tú eliges!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *