Trámites inmobiliarios para comprar casa en EE. UU. si eres inmigrante

Quizás piensas emigrar a los Estados Unidos o a lo mejor has pensado en ir de vacaciones frecuentemente al país de las oportunidades.

Otras personas piensan incluso en comprar una vivienda en Estados Unidos como inversión, para alquilar o para revenderla posteriormente.

Ya seas residente en EE. UU. o no, hay reglas que se aplican para todos. En este post analizaremos los diferentes trámites inmobiliarios que requiere un extranjero para comprar casa en Estados Unidos.

Trámites inmobiliarios para inmigrantes

Si te preguntas si alguien extranjero puede comprar una casa en Estados Unidos, la respuesta es sí. Por supuesto, no hay ninguna ley que lo impida; sin embargo, sí que hay complicaciones que afectan a los inmigrantes más que al trabajador medio americano. La manera más sencilla de evitar parte de los trámites más engorrosos es contar con la cantidad al contado; así el comprador se ahorra todo un sistema de financiamiento que puede contener trabas para él si no ha nacido o no ha residido aún mucho tiempo en los Estados Unidos.

Entre los procedimientos administrativos inmobiliarios, no podría faltar la hipoteca. Es el trámite más importante para muchas personas, en ocasiones más incluso que la propia elección de la vivienda. Para que este proceso sea lo más rápido posible, el extranjero debe cumplir una serie de criterios a ojos de las empresas de préstamos para vivienda. Para empezar, debe tener un mínimo de puntuación de crédito de 720, aunque lo idóneo es sostenerlo por encima de los 780 puntos. Otra característica fundamental es que la persona sea capaz de hacer frente a un anticipo de un 20 % del precio total de la vivienda. 

Para aportar mayor fiabilidad, los prestamistas piden una fuente de ingresos válida en Estados Unidos y que esta sea constante durante 3 años, como mínimo. Otro requisito más fácil de conseguir es haber residido durante dos años en el país. Paralelamente, la persona deberá haber trabajado, al menos, dos años allí.

Ventajas de contar con la Green Card

Estos trámites son más sencillos para aquellos que tienen la suerte de tener una Green Card. Para los demás, hay otras opciones interesantes dentro del proceso de comprar vivienda en EUA. Una de estas opciones son los créditos de hipoteca del Gobierno. Indirectamente, el Gobierno subvenciona un tipo de préstamos a través de un organismo llamado FHA (Federal Housing Administration).

Como mencionábamos antes, un titular de Green Card puede beneficiarse de algunas ventajas que le equiparan casi con un ciudadano americano de nacimiento. Una de estas ventajas es que este usuario de la Green Card tendrá que abonar solo un 3 % de pago inicial, en contraste con el 20 % que analizábamos anteriormente. Eso no exime del resto de trámites administrativos para conseguir una hipoteca, pero reduce, significativamente, esta cantidad inicial de pago.

El residente con Green Card (Tarjeta Verde) y el que está con una visa temporal tienen que cumplir con la documentación regular de todos modos. 2 años de residencia y de trabajo, así como una demostración de haber pagado impuestos en el país puede ser interesante. Esto es debido a que la mayoría de prestamistas consultan los datos fiscales de los dos o tres años anteriores. El estado de la cuenta bancaria también es un requisito común en ambos perfiles de extranjero.

Comprar casa en Estados Unidos si eres inmigrante

Anteriormente comentábamos que el extranjero con Green Card es uno de los mejor posicionados para disfrutar de ventajas en el proceso; sin embargo, hay más tipos de inmigrantes. En este apartado vamos a ver los más frecuentes y a comprobar qué condiciones tienen.

Empezamos por los extranjeros no residentes de carácter temporal. Al igual que los anteriores, ellos también pueden solicitar una hipoteca. Para ello deben contar con un visado de trabajo válido. Estos dan acceso también a préstamos de la FHA que mencionábamos anteriormente. Para este trámite concreto, el inmigrante debe mostrar su documento de autorización de empleo (EAD) y los dígitos del Seguro Social.

En el caso de los trabajadores cuyo contrato está próximo a acabar (en menos de un año) el prestamista, a menudo, pide un documento a la empresa del trabajador en el que esta muestre su intención de renovarlo. Es una manera de comprobar que tienes un método de ingresos y un estilo de vida pensado para, al menos, dos años.

En el caso de inmigrantes de países como Canadá o Gran Bretaña, hay algunas ventajas, ya que estos países cuenta con un sistema de crédito similar al de E.U.A. Así, los prestamistas de hipotecas podrán comprobar directamente tu calificación usando los documentos del país anterior. 

Los refugiados y personas en calidad de asilo político también pueden optar a hipotecas. De hecho, estos siguen unos procedimientos administrativos inmobiliarios un poco diferentes. En este caso es importante el formulario I-94, así como un documento de empleo autorizado por 90 días desde la entrada en el país. Posteriormente, el documento de empleo se tramita a través de los servicios de inmigración de EE. UU.

Procedimientos administrativos inmobiliarios

Como habrás podido ver, en Estados Unidos, a la hora de comprar una vivienda, el crédito es fundamental. Hay diferentes modalidades de viviendas, pero la mayoría son complicadas de adquirir con el dinero al contado por su precio inicial. Esto pone en marcha todo un sistema de comprobaciones de datos que varía en un tipo de extranjero u otro. El objetivo no es sino comprobar a ojos del prestamista que la persona no tiene riesgo de ser morosa. Procedimientos similares ocurren a la hora de alquilar.

En caso de que como extranjero te falten documentos para justificar el crédito de hipoteca, las empresas podrían exigir un 50 % de pago inicial, para reducir la posibilidad de impago. Como verás, los procedimientos pasan por las empresas de créditos bancarios, aunque las normas las dicta el Gobierno. También el Gobierno pone de su parte para acercar las hipotecas bonificadas a personas extranjeras.

Recomendamos que antes de embarcarte en el proyecto, consultes tus condiciones y tu estatus, para poder solicitar por adelantado algunos documentos que necesites. Contar con asesoría personalizada será un punto a favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *