El aborto en Estados Unidos

El aborto en EE.UU… Es legal y es un derecho de la mujer

El aborto en Estados Unidos

Como ya sabes, en todo el mundo la gente ha usado el aborto como método para controlar su población a lo largo de la historia, en cada civilización conocida, sea este legal o no.

Continúa leyendo para conocer su historia y la evolución de las leyes en torno a este tema en los Estados Unidos.


Primeras prohibiciones al aborto

Para el caso de los Estados Unidos, solía ser legal hasta antes de que el feto fuera perceptible en el exterior por la persona embarazada, más o menos a los cuatro o cinco meses. Fue ampliamente practicado con la asistencia de parteras y otras curanderas.

No fue sino hasta mediados del siglo diecinueve que surgieron las primeras leyes antiaborto, las cuales prohibían las sustancias empleadas como una respuesta a la proliferación de abortivos en la época. Sin embargo, para finales de ese siglo la mayor parte de los Estados ya tenían leyes que prohibían el aborto, excepto cuando fuera para proteger la vida o la salud de la mujer encinta.

Este cambio se debió a diversas razones, entre ellas fue un contraataque al creciente movimiento de los derechos de la mujer, el cual abogaba por una “maternidad voluntaria”, cuya exigencia de métodos anticonceptivos se vio como una amenaza al control masculino.


Primeras leyes proaborto

En los sesentas, inspiradas por los movimientos antiguerra y por los derechos civiles, las mujeres organizaron un movimiento de liberación, donde los derechos reproductivos fueron una prioridad.

Durante este periodo, muchas abogadas pelearon, hubo marchas e hicieron promoción para hacer el aborto seguro y legal. En sus discursos, las mujeres hablaron públicamente por primera vez sobre sus experiencias con abortos ilegales, visibilizando a las millones de personas que estuvieron dispuestas a violar la ley y arriesgar sus vidas para poder interrumpir un embarazo o ayudar a alguien a hacerlo.

Como resultado de lo anterior, entre 1967 y 1973, catorce estados reformaron y cuatro eliminaron sus leyes sobre interrupción del embarazo. Estas reformas incluyeron el permitirlo en ciertas circunstancias, como cuando la preñez es producto de una violación o de incesto.

En 1970, Nueva York se convirtió en el primer estado en legalizar el aborto hasta la semana 24. Hawaii, por su parte, lo hizo hasta la semana veinte, pero solo para sus residentes, y Washington DC también permitió el aborto.

A partir de aquí, las mujeres que podían costearlo realizaban viajes a los lugares donde el aborto era legal y, a la par, se crearon redes de apoyo para dar acceso a mujeres de bajos recursos.


Protección constitucional del derecho al aborto

El 22 de enero de 1973, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos  derribó todas las leyes antiaborto en la base del derecho a la privacidad que se encuentra protegido en la Décimo cuarta enmienda.

No obstante, la protección a este derecho se debilitaría en 1979, cuando la Corte determinaría que los menores requieren el consentimiento de sus padres para interrumpir su embarazo, así como también validó normas que permitían a los gobiernos no financiar este procedimiento con recursos públicos.

Para el año de 1992, determinaría que las leyes que imponen restricciones al aborto cuya finalidad es impedir que se practique eran inconstitucionales.

En el 2000 establecería que no se pueden prohibir métodos abortivos más que por motivo de arriesgar la salud de la madre, sin embargo, dicho criterio cambiaría para 2007 en el caso Gonzalez contra Carhart al permitir el veto a ciertas técnicas abortivas.

Actualmente, de los antecedentes históricos mencionados y de la legislación vigente, puedes concluir que el aborto es legal en los cincuenta Estados de la Unión Americana, no porque no esté permitido, sino por la inconstitucionalidad de las leyes que lo prohíben, pero sí existen leyes restrictivas en diversos estados, variando el término para practicarlo, así como las situaciones en que está permitido y los requisitos que hay que cumplir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *