¿Cómo cambiar mi préstamo FHA a uno convencional?

El préstamo FHA puede ser otorgado con una gran flexibilidad en sus requisitos.

Los préstamos FHA son una de las herramientas financieras más comunes en los Estados Unidos. De hecho, si tú tienes uno no resulta nada sorprendente, pues un alto porcentaje de residentes en EE. UU. acceden o han accedido alguna vez a un préstamo de estas características.

Ahora bien, es posible que, aun siendo deudor de uno de estos préstamos, desees realizar un cambio para transformarlo en uno convencional. Si ese es tu caso, te interesa en gran medida leer el presente artículo, en el que intentaremos explicarte de la mejor manera posible la posibilidad de llevar a cabo la referida modificación.

Preguntas y respuestas para cambiar un crédito FHA a uno convencional

Con tal de que comprendas con facilidad las claves esenciales en este tema, vamos a presentarte la información en forma de preguntas y respuestas, de manera que puedas encontrar rápidamente la contestación a aquello que te supone un mayor problema. Así, vamos a recoger la información de forma concisa y concreta, por lo que, en caso de que desees alguna clase de respuesta más elaborada, deberás consultar a profesionales en la materia, que sabrán darte las soluciones que precisas.

Dicho esto, las preguntas más importantes en torno a este tema son las siguientes:

– ¿Qué es un préstamo FHA?

Un préstamo FHA es aquel que se encuentra respaldado por la Administración Federal de la Vivienda de Estados Unidos. El hecho de contar con este respaldo hace que tales préstamos puedan ser otorgados de forma muy flexible, aunque el solicitante tenga un puntaje de crédito bajo, se encuentre en quiebra o tenga deudas. 

Es decir, se trata de un tipo especial de préstamo que puede ser otorgado con una gran flexibilidad en sus requisitos, ya que el prestamista cuenta con la seguridad de que el pago está respaldado por el Gobierno Federal, de manera que tiene menos preocupación ante posibles impagos.

Para recibir estos créditos especiales se exige el cumplimiento de determinados requisitos, tales como que la vivienda sea tasada por un tasador oficial, que el préstamo se vaya a utilizar para pagar una vivienda principal (y no una de vacaciones o segunda residencia) y la necesidad de hacer frente al pago de un seguro hipotecario.

– ¿En qué se diferencia un préstamo FHA de uno convencional?

La diferencia principal que estos créditos encuentran en comparación con el préstamo convencional se encuentra en el hecho de que, además de la referida flexibilidad de requisitos para obtenerlo, es la de la existencia de determinados elementos que pueden convertirlo en una carga incluso mayor que un crédito tradicional.

Tales elementos son el pago de un seguro para la protección en caso de impagos todos los meses o la necesidad de que no se trate de un préstamo de interés fijo. Siendo esto así, es posible que hayas accedido a un préstamo FHA, pero ahora desees transformarlo en uno convencional, con tal de quitarte de encima tales cargas y exigencias.

– ¿Es posible cambiar un préstamo FHA por uno convencional?

Lo cierto es que tenemos buenas noticias para ti: sí es posible llevar a cabo la transformación de un crédito respaldado por la Administración Federal de la Vivienda a un crédito normal otorgado por un banco cualquiera. De esta manera, puedes pasar a tener las mismas exigencias que cualquier otro prestatario, sin necesidad de cumplir los requisitos que van ligados al tipo de préstamos FHA.

– ¿Qué requisitos debes cumplir para cambiar un préstamo FHA por uno convencional?

Para poder realizar la referida transformación, se precisa el cumplimiento de una serie de requisitos concretos que te serán exigidos por parte de los prestatarios. Tales requisitos giran en torno a, fundamentalmente, la necesidad de contar con el capital mínimo para solicitar un préstamo convencional, así como contabilizar los costos continuos del seguro hipotecario privado de manera que llegue a alcanzar el 78 por ciento en la relación del préstamo y el valor.

Además, será exigible que hagas frente a las tasas de refinanciación de la vivienda y a las comisiones por el cierre del primer préstamo del que eras deudor (un gasto que suele suponer entre un 2 y un 5 % de la deuda total que se debía pagar inicialmente). Del mismo modo, todas las pruebas de solvencia de las que te libraste al solicitar el préstamo FHA deberán ser presentadas esta vez ante los prestamistas, con tal de que tengan la seguridad de que podrás hacer frente a todos y cada uno de los pagos mensuales.

– ¿Cómo cambiar un préstamo FHA por uno convencional?

Una vez comprendido todo lo dicho hasta ahora, resulta oportuno atender a la manera en la que se puede realizar la transformación.

Fundamentalmente, el proceso consiste en:

  1. Acudir a una entidad financiera para que tase tu vivienda.
  2. Una vez realizada esa tasación, solicitar un préstamo convencional que cubra, como mínimo, la cantidad de capital que te queda por devolver del préstamo FHA.
  3. Tras serte concedido el préstamo convencional, deberás amortizar plenamente con ese dinero el crédito anterior.
  4. Habiendo hecho eso, ahora tan solo quedará que, mes a mes, vayas haciendo frente a la devolución del capital que forma parte del segundo préstamo obtenido.

Como has visto, la transformación resulta sencilla, pues básicamente consiste en eliminar uno de los préstamos utilizando para ello el dinero obtenido por otro préstamo distinto.

Esto, como te hemos dicho, supone que te deshagas de las cargas propias de un préstamo FHA, pero también tiene como consecuencia la necesidad de afrontar diversos costos.

En conclusión

Los préstamos FHA son herramientas muy útiles en algunos supuestos, pero que, en ocasiones, es mejor sustituir por un préstamo de tipo convencional. Si ese llegase a ser tu caso, entonces lo más oportuno es que realices los pasos a los que aquí te hemos referido.

En todo caso, dado que las cuestiones legales siempre están revestidas de especial complejidad, te recomendamos que siempre acudas a profesionales en la materia para que ellos puedan asesorarte. Tan solo de esa manera contarás con la plena seguridad de estar ejecutando los procedimientos convenientes, ahorrándote así tiempo y dinero en enorme medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *