Conoce la diferencia entre la separación legal, divorcio y nulidad matrimonial en EE.UU.

Diferencia entre separación legal, divorcio y anulación en U.S.A.

Conoce la diferencia entre la separación legal, divorcio y nulidad matrimonial en EE.UU.

Cuando en un matrimonio se presentan diferencias o situaciones irremediables, es muy probable que se decida poner fin a la relación.

Según la circunstancia, en los Estados Unidos se podrá tramitar una separación legal, un divorcio o una anulación matrimonial.

¿En qué se diferencian y qué aspectos legales están asociados a cada uno de ellos? Conócelos para que estés al tanto de algunos detalles importantes que quizás desconozcas.

Aprende aquí cómo puedes solicitar una copia de tu certificado de divorcio ocurrido en los Estados Unidos.


Diferencias entre la separación, el divorcio y la nulidad matrimonial

Las primeras diferencias de estos tres procesos jurídicos se evidencian en cómo están definidos. Cuando se habla de una separación legal, las parejas deciden no seguir conviviendo juntas, aunque todavía están casadas. Legalmente, se establece una orden que señala los deberes y derechos a los que están sujetas. En esta condición, ninguno de los dos puede contraer nuevas nupcias.

En el caso del divorcio tradicional, la unión se disuelve totalmente y cualquiera de los dos queda libre para casarse de nuevo. Con anterioridad, se exigía que, para presentar una demanda de divorcio, debía existir una “culpa” (abandono, adulterio, maltrato, etc.). Ahora, todos los estados la aceptan sin necesidad que presentes razones explícitas.

Si se trata de anulación, esta se refiere a la desintegración de un supuesto “matrimonio” que se llevó a cabo de manera ilegal. A efectos jurídicos, esa unión no tiene ninguna validez. Las causas que llevan a que se efectúe este proceso están relacionadas con el fraude, un matrimonio existente con anterioridad o un malentendido, entre otras. 


Otros campos donde hay diferenciación

 Existen otras diferencias que observarás principalmente en las demandas de separación y de divorcio, donde se puede decir que hay ventajas y desventajas. En estos campos, la anulación matrimonial queda prácticamente sin ningún efecto y las parejas que entran en estos procesos deben investigar las leyes particulares vigentes que rigen esta situación en el Estado donde residen.

– Deudas y obligaciones: En la separación, sigues compartiendo las deudas con tu pareja, mientras que en el divorcio este asunto queda resuelto durante el proceso de disolución.

Servicios de salud: Los separados no dejan de disfrutar de los planes de salud y otros beneficios adquiridos, a diferencia de los divorciados, que ven interrumpidos dichos servicios.

Toma de decisiones: Los divorciados no tienen motivo para entrometerse en las decisiones del otro. Pero, en el caso de los separados, estos son considerados como familiares aún y pueden seguir tomando decisiones médicas y financieras por el otro.

Bienes materiales: Solo conservas el derecho de adquirir un bien material de tu pareja en caso de fallecimiento si están separados.


Similitudes encontradas en los procesos

Nuevamente, nos seguimos refiriendo a dos de las tres posibles demandas, la separación y el divorcio, por las razones antes expuestas. Estas semejanzas están asociadas, principalmente, a las decisiones obligatorias que debe tomar una corte en los siguientes campos:

  • División de propiedad

  • Manutención

  • Custodia infantil

  • Visitas

En los asuntos de manutención, cuando existe una separación legal, esto conlleva a la fijación de una pensión alimentaria y una pensión infantil, algo que en el divorcio es distinto.

Por otra parte, se prestará una mayor atención en ese aspecto a los casos de matrimonios anulados que hayan tenido hijos. En esta situación, puedes solicitar a un juez que dicte sentencia en cuanto a la custodia, visitación y manutención de los hijos, pero primero deberá establecer la paternidad del implicado.

Debes aclarar todas tus dudas con el abogado que te esté asesorando. La realidad es que entrar en una separación judicial, un divorcio o en la anulación de un matrimonio son procesos que conllevan cierto estrés, sobre todo si hay hijos de por medio. Ampararnos en las leyes establecidas nos garantizará el mejor desenvolvimiento de la situación.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *