Trámites de importación de un vehículo americano a México

¿Cómo se puede realizar la importación de un vehículo estadounidense a México? ¿Sabías que es uno de los procedimientos administrativos vehiculares más solicitados, junto con el de la solicitud de la licencia de conducir?

Responderemos a tus preguntas relacionadas con este tema en los siguientes apartados.

Importar un vehículo americano a México

Lo primero que debes saber es que el SAT (Sistema de Administración Tributaria) mexicano no concede ninguna licencia a ninguna agencia para hacer el trámite. Solo los agentes de aduana tienen la potestad legal para realizar el trámite correspondiente. Puedes legalizar tu vehículo como empresa o particular (sin necesidad de registrarte como importador).

Trámites de importación

Si tras emigrar a Estados Unidos decides regresar a México con tu coche, has de saber que has de solicitarlo al agente aduanero correspondiente. Se encargará de formalizar la gestión de tu solicitud y el abono de los impuestos, contribuciones y derechos.

Por lo tanto, en tu petición se establece que has de pagar:

  • el impuesto general de importación,
  • el IVA,
  • el ISAN (impuesto sobre automóviles nuevos)
  • el DTA (derecho de trámite aduanero),
  • el ISTUV (de tenencia y uso de vehículos), y
  • el Repuve (registro público de vehículos).

A la cantidad final has de añadirle un 10 % del valor de tu vehículo.

Recuerda que es indispensable que:

  • Tu coche haya sido fabricado en Norteamérica, aparezca en la lista de precios de la que dispone la aduana y cumpla con la normativa correspondiente en lo relativo a las emisiones contaminantes.
  • Calcules el precio del IVA (un 16 % del valor de tu coche). Puedes pagar el 8 % si la importación la realiza un importador cercano a la frontera.
  • El ISAN se paga dependiendo del valor de tu vehículo. En el tercer artículo de la ley de este impuesto se encuentra cómo has de pagarlo de tener el valor exacto de tu coche.

Requisitos para realizar la importación

Ahora que conoces todo lo que tienes que pagar, te comentamos cuáles deben ser las características de tu coche para que el proceso sea exitoso:

  • Tu coche ha sido comprado en un concesionario.
  • El año y el modelo de tu vehículo es el mismo que el del año en curso o del año posterior. Esta información ha de poder contrastarse en el NIV.
  • Que el coche no tenga más de mil kilómetros.
  • Si tu automóvil pesa entre 5 y 8,6 toneladas has de pagar los impuestos y derechos estatales y federales que se aplican al mismo tipo de modelos que están a la venta en México.
  • Que no hayan pasado más de 12 meses desde que lo compraste para realizar la importación o que tenga una antigüedad máxima de 9 años.
    Este último aspecto genera cierta polémica, ya que solo intenta evitar la entrada en el país de vehículos contaminantes. Sin embargo, es posible hacer la gestión con un coche más antiguo, pero tendrás que pagar una cantidad más elevada debido a su inadaptabilidad a la normativa vigente en lo que respecta a las emisiones.

Documentación necesaria

Has de tener en cuenta que el agente de la aduana te va a solicitar la siguiente documentación para iniciar el procedimiento correspondiente:

  • El certificado de propiedad o el de origen del vehículo. Ha de especificar que fue fabricado en Estados Unidos.
  • La factura de compra (a nombre de la persona que importa o a su favor).
  • Tu identificación: tu matrícula consular, tu pasaporte mexicano o tu credencial de elector INE.
    Solo se admiten las credenciales expedidas por el gobierno de México.
  • Un comprobante que certifique que tu domicilio está en México.
    Se aceptan facturas de suministros o de teléfono.
  • Un documento de no más de tres meses de antigüedad que certifique tu radicación en la ciudad mexicana correspondiente.
  • Un estado de cuenta de no más de tres meses de antigüedad de una entidad bancaria mexicana.
  • Un certificado de que tu coche no incumple la normativa sobre las emisiones contaminantes.
    Lo puedes solicitar en Estados Unidos.
  • La CURP (Clave Unica de Registro de Población) a título personal o un poder notarial si haces la gestión en nombre de otra persona.
  • Un certificado del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) que aclare que el vehículo no es robado.

Tras la revisión de la documentación anterior, el agente realizará la petición en firme. El tiempo que tarde el proceso dependerá de la revisión de toda la documentación anterior. De estar en orden, no debería demorarse demasiado.

Importación a otros países

Todo dependerá de la normativa de cada país y de los requisitos que se estipulen, pero hablando en términos generales podríamos realizar la siguiente comparativa:

  • Si importas tu vehículo a España: el transporte te costará unos 1500 euros. Luego habrás de presentar la documentación, comprobar la homologación del vehículo con la normativa europea (puede llegar a costar hasta 1300 euros), pagar un 10 % del valor con su IVA, el certificado de matriculación con un 21 % de IVA, pasar una doble ITV y pagar el seguro correspondiente.
  • Si importas tu coche a Argentina: el valor original no puede superar los 15 000 dólares estadounidenses o los 12 000 en caso de que se trate de un coche de colección. Ha de estar registrado tres meses antes a nombre de la persona que lo importa. De ser argentino/a y haber vivido fuera dos años, ser coleccionista, tener una discapacidad o ser funcionario no pagarás nada.
  • Si importas tu coche a Perú: el vehículo no puede tener más de dos años. El kilometraje máximo autorizado, según el modelo, oscila entre los 20 000 y los 240 000 kilómetros. El precio a pagar es el 85 % del valor del automóvil en Estados Unidos, sumada a esta cantidad la comparación del valor con otros modelos similares a la venta en el país.

Como has podido comprobar, es posible realizar la importación de un vehículo estadounidense a cualquier país, pero las diferencias entre las distintas normativas son enormes. Te recomendamos que leas muy bien los impuestos que has de pagar y los requisitos de cada operación para que sepas si merece la pena o no realizar el trámite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *