Conoce el Impuesto sobre la Propiedad para los residentes norteamericanos

Conoce el Impuesto sobre la Propiedad para los residentes norteamericanos

Si posees un bien inmueble en los Estados Unidos de América o estás en planes de compra, es importante que conozcas uno de los compromisos legales que debes atender periódicamente: el pago de impuesto sobre la propiedad (property tax, en inglés).


¿Qué son las Property Taxes?

Conoce el Impuesto sobre la Propiedad en EE.UU.

El impuesto sobre la propiedad en los Estados Unidos es la contribución económica que los ciudadanos realizan a sus localidades, condados o estados, basada en el valor justo que una propiedad tiene en el mercado.

Su propósito es financiar la infraestructura y los servicios públicos (vialidad, escuelas, servicios de policía y bomberos, alcantarillado, entre otros) en su jurisdicción.

Está vinculado a los bienes inmuebles o raíces: lotes de terreno, casas, departamentos, muelles, edificios y mejoras permanentes (almacenes, fábricas, condominios, entre otros). En algunos casos, este impuesto se extiende a la propiedad personal, el cual aplica sobre los bienes muebles significativos, tales como autos, botes, aviones, mobiliario, computadoras, aparatos electrónicos, joyas, herramientas y similares.

En tanto no se trate de un impuesto federal, cada uno de los estados tiene su propia legislación dónde establece las normas, características y condiciones en la que tanto los impuestos sobre bienes inmuebles como los impuestos sobre la propiedad personal deben gravarse y las autoridades responsables de su recolección.

Buena parte de los estados no exigen esta contribución a sus habitantes, son las autoridades locales quienes determinan estas medidas impositivas. A veces, ciudades, condados o distritos escolares coinciden en su aplicación.


¿Quién debe pagarlo?

Todos los ciudadanos norteamericanos o residentes permanentes que sean dueños de propiedades inmuebles, de tipo residencial y comercial, o de bienes muebles gravables cuando corresponda, estamos obligados a pagar el referido impuesto dentro de los términos establecidos por la ley.

Esta responsabilidad incluye el derecho a que su tributación sea equitativa y uniforme, mediante la tasación de sus propiedades según métodos y técnicas de evaluación válidas.

Es de acotar que, como propietarios también se nos permite declarar un valor estimado sujeto a revisión. También, tenemos la posibilidad de gestionar exenciones, compensaciones o subsanación del impuesto cuando califiquemos, según sea el caso.

Las exenciones, parciales o totales, pueden referirse a: uso de vivienda principal, veteranos de guerra, zonas industriales, organizaciones sin fines de lucro, personas mayores de 65 años, discapacitadas o sobrevivientes.


¿Con qué periodicidad se paga?

El impuesto sobre la propiedad se cancela de forma anual, regularmente corresponde al mes de noviembre o el último trimestre del año en curso. Cada jurisdicción establece el calendario para que los contribuyentes participen en las diferentes fases del proceso. 

Se presentan entonces los siguientes rubros:

  • Tasación: determinación del valor del bien e información al propietario

  • Compensación: objeción y ajustes sobre la tasación

  • Evaluación: cálculo de la tasa de impuesto y facturación

  • Recaudación: cancelación única o por cuotas

En diversos estados, puede considerarse un proceso extendido a dos años, debido a que la valoración del inmueble y la obtención de beneficios abarca hasta fines del primer año. En tanto, la cobranza, previo a las multas y penalidades, ocupa los primeros meses del año siguiente.


¿Cómo se calcula?

Las tarifas de pago son variables. Al tratarse de impuestos locales y estatales, pueden oscilar entre el 0,25 % y el 4 % del valor total de la vivienda (casa o departamento) o una porción determinada del bien inmueble. El monto anual se calcula mediante varias operaciones simples.

La formula original empleada es la siguiente:

  • Valor de tasación = precio justo de mercado límites de valuación

  • Valor gravable = valor de tasación exenciones

  • Carga impositiva total = valor gravable x tasa de impuestos o de millaje (Millage Rate, en inglés).

Generalmente, el pago lo podemos realizar en efectivo, cheque, deposito o transferencia. La no cancelación del impuesto sobre la propiedad en el tiempo previsto puede ocasionarnos la incautación y remate del inmueble en cuestión por la autoridad fiscal.

Para más información sobre este tema, puedes consultar el sitio oficial del Gobierno de los Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *