¿Qué es el Dream & Promise Act y en qué influye a la inmigración?

El Dream & Promise Act puede convertirse en uno de los procedimientos administrativos más populares del mandato de Joe Biden. Te contamos todos sus detalles a continuación.

¿Qué es el Dream & Promise Act?

Un proyecto de ley patrocinado por Lucille Roybal-Allard, del partido demócrata, y apoyado por Nancy Pelosi (vicepresidenta). El objetivo es concederle la ciudadanía a 2.5 millones de migrantes, incluidos los de los siguientes grupos:

El objetivo final es frenar la deportación de una serie de personas por un tiempo determinado.

¿Quiénes pueden ser beneficiarios de este proyecto?

Los beneficiarios de la ley se denominan dreamers (soñadores) y recibirán el siguiente tratamiento:

  • Se considerarán legales a los dreamers que vivieran en Estados Unidos antes del 1 de enero de 2021, o que lleguen a Estados Unidos antes de cumplir los 19 años, sean menores de 21 y con padres que tengan una visa de no inmigrante.
    Al cumplir los 21, no serán beneficiarios de la visa de sus padres, por lo que podrán solicitar la propia o una de estudiante. Lo habitual será que intenten conseguir la visa permanente. Aquellos que cumplan 21 y sigan dependiendo de sus padres serán elegidos en función de si participan en un programa educativo para adultos.
    Entran en el grupo los hijos de trabajadores temporales que llegaron antes de cumplir los 18 y que siguen viviendo en el país desde el 1 de enero de 2021.
  • Los graduados que hayan aprobado el examen de GED o tengan un título reconocido, participen en un programa de asistencia a los estudiantes para que se gradúen o estén realizando prácticas laborales.
  • No se admitirá a trámite la solicitud de las personas que hayan cometido los siguientes delitos: acción criminal, terrorismo, atentados contra la seguridad, contrabando, abuso de la visa de estudiante, poligamia o pederastia. Los que hayan realizado una ilegalidad con su voto o renunciado a la ciudadanía estadounidense para no pagar impuestos tampoco serán admitidos.
    Por otro lado, los migrantes que hayan cometido infracciones leves de tráfico, no hayan estado en la cárcel entre uno o tres años y las víctimas (de malos tratos, abusos sexuales, tráfico de personas, etcétera) podrán conseguir la ciudadanía.

¿En qué influye a la inmigración?

Emigrar a Estados Unidos es una alternativa para lograr una vida mejor, pero la nueva ley puede afectar a la llegada de miles de migrantes que quieran encontrar una oportunidad en el país. Las cifras estimadas son las siguientes:

  • El máximo de migrantes aceptados en situación de DED o TPS es de 4 438 000.
  • Se incluyen en la cifra anterior a 1 092 000 dreamers que no poseen la formación adecuada, pero que podrían tenerla de apuntarse a una escuela.
  • Otras cifras importantes: 2 763 000 migrantes que pueden alcanzar la residencia legal por tener la formación correspondiente. 
    2 310 000 que pueden conseguir su tarjeta verde por cursar dos años de bachillerato, servir dos años en las Fuerzas Armadas o haber tenido un contrato legal durante los tres últimos años.

Has de saber que, para que se acepte la solicitud correspondiente, se deben cumplir también los siguientes requisitos:

  • Adquirir una titulación de una institución estadounidense o de otro país que certifique el grado académico correspondiente y se pueda convalidar con los planes educativos en vigor.
  • Haber completado dos años de servicio militar (se admite la justificación de la exención correspondiente).

Legislación en materia de inmigración en EE. UU.

Tal y como te comentábamos con anterioridad, este proyecto de ley supone un primer paso para la consecución de una reforma migratoria total en el país. Joe Biden prometió en su campaña electoral la legalización de millones de migrantes. Este es el primer paso para afrontarla de forma escalonada.

El 18 de febrero de 2021 los demócratas presentaron lo arriba descrito con el objetivo de darle una esperanza a 11 millones de personas que ya residen en el país. En el pasado, las leyes fueron más generalistas y no provocaron los efectos esperados. En la actualidad, tanto el Congreso como el Senado estadounidenses no garantizan una mayoría demócrata que dé luz verde al proyecto con la rapidez deseada por la administración Biden.

Sus defensores confirman que el esfuerzo por crear una ley específica para los hijos de los agricultores y trabajadores esenciales de otros países ha sido ímprobo. Sin embargo, es importante que sepas que, aunque muchos conseguirán la ansiada green card o Tarjeta Verde automáticamente (los beneficiarios de DACA o TPS, en este último caso se subraya la llegada de migrantes de países en conflicto como El Salvador), otros podrían esperar hasta ocho años (primero tendrían un permiso temporal de 5 años y en los siguientes 3 años podrían conseguir ya la ciudadanía).

Ni George W. Bush (presidente entre 2001 y 2009), ni Barack Obama (entre 2009 y 2017) fueron capaces de conseguir la reforma definitiva de las leyes de inmigración de su país debido a la combinación de legisladores de partidos con una ideología totalmente opuesta.

En conclusión…

Es posible que las especificaciones incluidas en el proyecto de ley sean definitivas para que se llegue a un acuerdo. Todo dependerá del esfuerzo que hagan los políticos. En este sentido, han de encontrar lo que les une y también la fórmula más recomendable para que los jóvenes consigan su residencia legal y, de este modo, puedan comenzar una nueva etapa en sus vidas.

El Dream & Promise Act es una ley que, de aprobarse, ofrece esperanza y confianza a aquellos que siguen viviendo en Estados Unidos en una situación legal que podría alterarse al cumplir 21 años. La importancia de cuidar a los más vulnerables instándoles a que se formen correctamente es uno de sus rasgos distintivos.

Esperamos haberte aclarado todas las dudas que pudieras tener sobre una propuesta legal que podría cambiar tu futuro en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *