Documentación » Vivienda » Paso a paso para rentar vivienda en USA

Paso a paso para rentar vivienda en USA

Por IntFormalities
Publicado el 09 de junio, 2023
Tiempo estimado de lectura: 8 minutos

Tener un sitio para llegar y descansar después de una ardua jornada de trabajo es lo más importante para el inmigrante que llega a Estados Unidos. Y si se trata de la familia, su resguardo y comodidad, es algo vital, por eso en este artículo te queremos dar información muy importante a tener en cuenta cuando quieras rentar o alquilar un lugar para vivir. Lee bien estas recomendaciones para que te informes y evites cualquier inconveniente.

Lo más importante para un inmigrante cuando llega a Estados Unidos es tener un lugar para vivir.
Lo más importante para un inmigrante cuando llega a Estados Unidos es tener un lugar para vivir

1. Puedes rentar a una empresa o directamente con el dueño

Dependiendo de tus necesidades, disponibilidad económica o documentación, tienes la opción de poder negociar con una empresa de bienes raíces o con el dueño de la propiedad. Cuando negocias con la persona que posee la vivienda te debes asegurar de que realmente es así, dado que puede prestarse a estafas. Asegúrate de que el individuo sí tiene el derecho a negociar el alquiler. Para ello busca que sean recomendaciones de personas conocidas en el lugar. La ventaja de que no haya intermediación de una firma es que generalmente te ahorras la comisión o tengas otras ventajas en el trato (depósito, etc.). Pero por otra parte firmar mediante un realtor como se llama a las personas que representan a las compañías que negocian inmuebles, puede darte más tranquilidad y confianza. En ese caso sabes entonces que el proceso puede ser un poco más formal y algo más caro.

Puedes rentar a una empresa o a dueño directo.
Puedes rentar a una empresa o a dueño directo

2. ¿Dónde conseguir información?

Puedes hacer la búsqueda de propiedades en línea y allí tienes la facilidad de buscar en el mapa y ver en qué zona está, también muchas veces puedes hacer un tour virtual e incluso completar todo el proceso sin tener que acudir al sitio. Sin embargo esto no es para nada recomendable, recuerda que muchas veces las fotos pueden ser antiguas. Más aún, en muchos sitios muestran el departamento modelo, pero la realidad suele ser otra. Así que no temas preguntar, indagar y visitar la zona. Si alguna propiedad te gusta y tienes tiempo, puedes incluso ver el área primero antes de comprometerte con una reunión con el realtor o el dueño.

3. Ubica la zona e investiga un poco

Cuando rentas por primera vez, si no conoces el sitio y estás en un apuro, cuesta un poco tomar decisiones “con calma y cabeza”, pero piensa que lo que escojas será donde vas a vivir por un buen tiempo. Por eso antes de rentar mira la zona y considera detalles como: seguridad del entorno, comentarios en las redes, tráfico, transporte accesible, escuelas, cercanía a bosques o hábitats de animales silvestres que puedan ser peligrosos (sobre todo si tienes niños y mascotas), sitios de interés (trabajo, asistencia médica o tiendas de comestibles) y fuentes de empleo.

4. Documentación que te pedirán:

Aquí te indicamos lo que requieres para una negociación formal donde te exijan documentos, por supuesto hay otros casos en los que la persona no posee documentos personales (un solicitante de asilo o refugiado) y es allí donde lamentablemente debes optar por tratos con conocidos que se arriesguen a rentarte. Para todos los trámites en Estados Unidos siempre se requiere una Identificación con foto, la más común: la licencia de conducir. Luego debes contar con tu Tarjeta de Seguro Social (SSN), también te pedirán los últimos 3 o 6 soportes de pago de donde trabajas y llenar una solicitud o planilla. Estos respaldos pueden ser enviados por correo electrónico. Algunas empresas solicitan una revisión de Antecedentes Penales (background check) para lo cual solicitan un fee o monto de aplicación (entre $50 y $70). Este monto generalmente no se reembolsa si la persona no califica.

5. Las cuentas que tienes que sacar:

Para optar por una renta tu salario o el ingreso total de las personas que vivirán en la casa debe ser tres veces más que el monto del alquiler, por ejemplo, si es $1000, el grupo familiar debe tener un ingreso de $3000. Si ese primer cálculo no te cuadra intenta con una opción más barata. Para la negociación te pueden solicitar un mes de depósito y un mes de renta, más un monto que ellos fijan por gestiones administrativas. Un detalle adicional: algunos depósitos no son reembolsables, y otros sí lo son pero hasta dos meses después de que te mudas al finalizar tu lease o arrendamiento.

Y otro dato más:

Quién te renta hace revisión de tu crédito, que no es nada más el “fico” o el que te da el banco, por lo tanto si no tienes mucho historial de crédito en el país, puede que se te complique un poco la renta o te pidan un fiador o “cosigner” (alguien que firme contigo). Ten en cuenta que rara vez se incluyen los servicios como agua, electricidad, disposición de desechos, internet, seguro y cuota de la HOA (Homeowner Association). También te pueden pedir una suma adicional para “correr” tus antecedentes.

Una documentación que muchas veces también se pide es la declaración de impuestos. Es bueno revisar las condiciones preliminares que te presentan, ya que en algunas propiedades se especifica qué cosas debe reparar o reponer el dueño y qué le corresponde al inquilino. Esto es importante ya que el mantenimiento o pequeños gastos se suman al costo de la renta aunque al principio no lo veas con tanta facilidad. Si tienes automóvil también debes verificar si está incluido el espacio para aparcar o debes pagar adicional, así como también si tienes mascotas (en algunos condominios debes pagar por tu perro por ejemplo y en función de su peso).

Por último en este segmento, mira el apartado relacionado al seguro. Puede ser que tu renta incluye este ítem pero con seguridad es el seguro de la propiedad (que la tiene el dueño), por tanto te tocaría pagar un extra para un seguro particular para proteger tus enseres y artículos personales en caso de un incendio, inundación u otro evento lamentable.

¿Qué es la HOA o Homeowner Association?

Esto es la comunidad de propietarios, como una asociación de vecinos o dueños, es una entidad jurídica que se rige por las normas aplicables y por estatutos acordados internamente. Cuando vayas a alquilar ten en cuenta si la propiedad tiene esta figura y quien es el responsable de pagar la cuota mensual de la HOA, ya que se han visto casos de contratos en los cuales el inquilino debe aportar un porcentaje. También es recomendable que si existe, preguntes por las restricciones que tienes según las disposiciones.

Homeowner Association es una asociación de vecinos o dueños, es una entidad jurídica que se rige por las normas aplicables y por estatutos acordados previamente.
Homeowner Association es una asociación de vecinos o dueños es una entidad jurídica que se rige por las normas aplicables y por estatutos acordados previamente

Indicar cuántas personas vivirán en el sitio

Tienes que saber que cuando estableces un contrato debes “declarar” cuántas personas vivirán en el sitio y entregar la documentación necesaria tanto de los familiares como sus automóviles. No está permitido en la mayoría de los casos que hagas un pacto por una familia de cuatro personas y finalmente terminen viviendo ocho. La ley es bastante clara en ese sentido. De igual forma existe una normativa general que se debe acatar: ruido, horas de disposición de residuos, uso de áreas comunes y otros. 

Aunque el tema de la renta es bastante extenso, queremos cerrar esta información con recomendaciones generales para tus trámites. Entre ellas:

  • No firmes nada si no estas seguro y no te dejes presionar,
  • Si no entiendes algo del contrato de arrendamiento busca ayuda;
  • Toma fotos de la vivienda cuando la recibas y si puedes emite un reporte si encuentras algún desperfecto, así tienes el antecedente de que no creaste el desperfecto;
  • Asegúrate de que cuentas con el dinero para pagar en el momento y en el período que dure tu contrato, recuerda que siempre hay cláusulas algo desagradables que tienes que cumplir aunque te encuentres en problemas financieros;
  • Solicita que el arrendador te dé recibos de pago, esto te servirá más adelante como prueba de tu nivel de compromiso para otras negociaciones;
  • Pide copia de tu contrato firmado y recuerda que aunque firmes electrónicamente esto es válido para cualquier proceso legal (a tu favor o en contra).
  • Aunque suene repetitivo, cuídate de las estafas, no confíes ciegamente, revisa todo muy bien,
  • Y recuerda, como inquilino tienes derechos, si sientes que has sido vulnerado con relación a ellos puedes buscar ayuda y emitir una queja de vivienda justa con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE. UU. al número 1-800-669-9777 (Discriminación en la Vivienda).

Síguenos para más información en nuestro Facebook y explora nuestros videos en Youtube.

Compartir artículo

Otros temas que te podrían interesar...

¡TE QUEREMOS ESCUCHAR!

Escribe a nuestro Formulario de Contacto y cuéntanos qué otros temas te interesa conocer...
HAZ CLIC AQUÍ