Visas de trabajo temporales en EE.UU.: ¿cómo obtenerlas?

Acceder a los Estados Unidos de América se encuentra entre los planes de decenas de miles de personas alrededor de todo el globo. Algunas de ellas optan por caminos ilegales, llevando a cabo la entrada en el país mediante vías no recogidas en las leyes. Esto, evidentemente, les hace encontrarse en una situación de alto riesgo frente a las autoridades norteamericanas. Ahora bien, frente a esas entradas ilegales, existen multitud de formas convenientemente recogidas en las normas. Aquellas tales como las visas de trabajo temporal, los permisos de residencia permanente o las visas de estudiantes son claros ejemplos.

A lo largo de este artículo vamos a explicarte con detalle el caso de las visas de residencia temporal destinadas a los trabajadores. Si te interesa esta información, te recomendamos que leas atentamente los diferentes tipos que existen, así como las maneras de conseguirlas.

Visas para trabajar temporalmente

Como hemos comentado, la legislación estadounidense recoge multitud de caminos legales para acceder al país, incluyendo aquellos destinados a trabajar en USA. Ahora bien, en muchas ocasiones tales caminos están concretamente diseñados para servir a una serie de finalidades específicas. Por ejemplo, con una visa de estudiantes se busca permitir que un estudiante extranjero realice sus estudios en EE. UU., de manera que si alguien con este tipo de permiso trabaja en una empresa americana, el empleador puede llegar a ser castigado gravemente.

Del mismo modo, existe otro tipo de visas amplias, cuyo contenido abre todas las posibilidades existentes. Tal es el caso de, por ejemplo, la llamada green card, una especie de visa permanente asimilable a la ciudadanía estadounidense, que permite residir para siempre en Estados Unidos realizando cualquier tipo de tarea, ya sea trabajar o estudiar.

Sin embargo, nosotros vamos a hablarte aquí de las denominadas como visas de trabajo temporal en EE. UU., que se caracterizan, como podrás observar seguidamente, por tener una finalidad muy concreta (que es, fundamentalmente, la de trabajar) y por tener una duración concreta (es decir, su validez no se extiende a lo largo del tiempo, sino que tienen un límite preestablecido que habrá de respetarse en todo caso).

Dicho esto, los permisos de empleo de tiempo delimitado para acceder durante un periodo a los Estados Unidos son, en esencia, los siguientes:

1. La visa de trabajo temporal para empleados no agrícolas

El trabajo temporal puede ser clasificado en atención a multitud de puntos de vista. Tales clasificaciones son tenidas en cuenta por el legislador estadounidense que, en atención a ellas, establece diferentes clases de visa.

La primera a la que vamos a referir aquí es la que viene referenciada como la Visa H-2B. Va destinada, fundamentalmente, a aquellos trabajadores temporales que no elaboren sus tareas en el sector agrícola. Se trata de un permiso que se otorga a aquellos extranjeros que están dispuestos a trabajar en puestos de trabajo del estilo de hoteles, resorts de playa, trabajos en montañas de esquí o parques de diversiones.

Generalmente, se requiere que no existan suficientes empleados domésticos en aquel lugar en el que se va a llevar a cabo el desarrollo del trabajo, de manera que no se pueda afirmar que el empleo que va a cubrir el extranjero podría haber sido cubierto por un ciudadano estadounidense que, finalmente, ha quedado sin ocupación debido a la inmigración.

2. La visa de trabajo temporal para trabajadores cualificados

Si la visa anterior era genérica (es decir, no se requerían exigencias relativas a los estudios o la formación), es ahora momento de referir a una que, por su parte, sí precisa para ser obtenida de demostrar la tenencia de determinados estudios o capacidades especiales.

Nos estamos refiriendo a la Visa H1-B. Su principal destinatario se encuentra en aquellas personas suficientemente capacitadas y educadas como para formar parte de un equipo de trabajadores empleados en ocupaciones especializadas.

Es decir, abren la puerta a todos aquellos trabajadores cualificados que vayan a desarrollar tareas que muy difícilmente pueden desarrollar personas que no cuentan con sus capacidades, estudios o experiencia particulares.

En este caso, a diferencia del anterior, se requiere la existencia previa de una relación entre el empleador y el empleado. Es decir, se requiere que el inmigrante demuestre que, en efecto, está siendo requerido por un empresario estadounidense que precisa urgentemente de sus servicios, de manera que, para obtener la visa, se ha de presentar como prueba el contrato de trabajo debidamente firmado.

3. La visa de trabajo temporal para empleados agrícolas estacionales

Por último, es momento de referir a un tipo de visa muy particular, pues se refiere, a diferencia de las dos anteriores, a un sector muy específico de la industria estadounidense, de tal manera que solo es aplicable en casos muy concretos.

Estamos refiriendo a la llamada Visa de Trabajador Agrícola Temporal, que es referenciada como la Visa H2-A. Este permiso se expide únicamente para ser otorgado a aquellos que desean acceder a USA de manera temporal en una estación concreta con tal de llevar a cabo trabajos de tipo agrícola en los momentos en los que tales trabajos se llevan a cabo.

Al igual que ocurría con el primero de los tipos de visa, también con esta se exige al inmigrante que no existan más ciudadanos estadounidenses que deseen llevar a cabo ese trabajo que puestos de trabajo disponibles. Es decir, debe existir una gran demanda de trabajadores en la zona, la suficiente como para precisar la presencia de inmigrantes que puedan cubrir todos aquellos puestos que han quedado libres.

En conclusión

Las visas de trabajo temporal no dejan de ser una de las opciones más recomendables para todo aquel que desee acceder al país norteamericano respetando plenamente la legalidad vigente. Ahora bien, en ocasiones, como habrás podido observar, se hace algo complicado cumplimentar los requisitos y formularios para obtenerlas. Desde este punto de vista, se hace especialmente útil acudir a aquellas oficinas en las que haya expertos en la materia. Con su profesionalidad, gracias a sus estudios y experiencia, podrán ofrecer las soluciones más adecuadas a cada caso. En definitiva, te harán ahorrar tiempo, dinero y, sobre todo, posibles preocupaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *