¿Qué hacer para que un divorcio en EE.UU. tenga efectos legales en el país de origen?

El divorcio en Estados Unidos es un proceso aparentemente muy complicado. Puedes pensar que esto es así en todos los países, y que no hay territorio en el que este procedimiento esté exento de complejidades.

Sin embargo, como verás, en USA es singularmente enrevesado debido a la existencia de múltiples legislaciones simultáneas.

En todo caso, con tal de que cuentes con información útil, veraz y concreta, nosotros vamos a mostrarte, a lo largo de este artículo, las cuestiones más relevantes. Para ello, nos centraremos en los efectos migratorios del divorcio en Estados Unidos, así como sobre la posibilidad de que tal disolución sea reconocida en los países de origen.

El divorcio en Estados Unidos, una cuestión de estado

Para comprender el divorcio en EE. UU. hay que partir de una idea principal: no existe un proceso de disolución del matrimonio en Estados Unidos, sino multitud de procesos. La razón principal se encuentra en el hecho de que cada estado es el que decide la manera de regular la disolución matrimonial dentro de su territorio. De esta manera, no existe una ley del divorcio, sino cincuenta leyes distintas, una para cada estado. Esto tiene como consecuencia esencial la existencia de un complejo entramado de leyes que impide hacerse una idea clara y concreta del divorcio en este país sin necesidad de acudir a cada caso concreto. 

Sin embargo, con tal de poder facilitarte información útil y de calidad, nosotros vamos a tomar como base la legislación común a todos los estados, de manera que puedas tener en cuenta que, como mínimo, lo aquí recogido define la situación del divorcio en EE. UU. En todo caso, tendrás que tener en cuenta que en muchas ocasiones cada estado añadirá sus propios requisitos o efectos especiales. 

Así, para que te hagas una idea preliminar, lo cierto es que podrás divorciarte sin ningún tipo de problema aunque seas inmigrante, pues lo que se exige es que o bien seas ciudadano, o bien seas residente legal en el país. Con tal de que cumplas este requisito (además del de probar que tienes una residencia fija en cualquiera de los 50 estados de los Estados Unidos), podrás llevar a cabo de forma efectiva tu divorcio, ya sea de mutuo acuerdo o mediante litigio.

Vamos a mostrarte aquí los efectos migratorios del divorcio estadounidense, así como la posibilidad de extender sus consecuencias al país de origen de cualquiera de los cónyuges que formaban parte del matrimonio disuelto.

¿Qué efectos migratorios tiene el divorcio?

Muchos son los efectos del divorcio en USA. En general, incluyen a ámbitos tan distintos como la custodia de los hijos y el reparto de los bienes que formaban parte del caudal común de los cónyuges.

Dentro de esta amalgama de consecuencias, probablemente te interesen en particular aquellas relacionadas con la inmigración, pues has de saber que un divorcio puede modificar tu estatus de residencia dentro de los Estados Unidos.

No hace falta ser ciudadano de USA para divorciarse allí. Basta con ser residente legal. Ahora bien, no ser ciudadano conlleva que la residencia en el país siempre puede sufrir cambios y verse modificada de alguna manera por determinadas circunstancias. Una de estas circunstancias es, precisamente, el divorcio. Y es que la disolución del matrimonio puede tener efectos migratorios en tres casos:

  • Si se obtuvo tarjeta de residencia por matrimonio: si la residencia en Estados Unidos se obtuvo mediante la unión conyugal con un ciudadano estadounidense, eso conlleva que la desaparición de tal matrimonio puede devengar en la desaparición del permiso con el que se contaba.
  • Si hay hijos comunes y no se paga la pensión de alimentos: en el caso en el que un residente en el país incumpla su obligación de mantener a los hijos comunes, una de las medidas que pueden derivarse, además de las penales y civiles, es la de la pérdida del permiso de residencia en el país.
  • Si se produce bigamia: si antes de que el divorcio se haga efectivo se contrae un nuevo matrimonio (ya sea en suelo estadounidense o extranjero), una de las consecuencias legales que puede derivarse es la pérdida del permiso de residencia.

¿Cómo hacer para que el divorcio tenga efectos legales en el país de origen?

Una de las cuestiones que más suele preocupar a los extranjeros que se divorcian en EE. UU. es la de los efectos del divorcio en el país de origen. Si este es o puede ser tu caso, tene en cuenta la siguiente información: el divorcio estadounidense no produce efectos automáticos en el país de origen. Esto exige que se realice uno de los siguientes dos procedimientos:

  • Comenzar un proceso de divorcio nuevo en el país de origen: algunos países como México no reconocen bajo ningún concepto los efectos del divorcio efectuado en su país vecino. Siendo esto así, para que la disolución matrimonial también conste de cara a las autoridades mexicanas, será preciso comenzar y concluir todo un nuevo procedimiento de divorcio en las instituciones mexicanas, con tal de que sus efectos también se extiendan sobre este territorio.
  • Pedir la aplicación de un exequátur: frente a lo anterior, algunos países sí reconocen los efectos del divorcio realizado en Estados Unidos (por ejemplo, Colombia y España). Ahora bien, tal reconocimiento no tiene lugar de forma automática, sino que exige la presentación de determinados documentos, en especial uno llamado «exequátur», cuya realización compete a las notarías.

En conclusión

Ahora ya sabes que el divorcio en Estados Unidos puede llegar a ser un auténtico laberinto en lo que refiere a la legislación aplicable. En todo caso, dados los graves efectos que se pueden derivar de la disolución del matrimonio (especialmente si eres inmigrante) solo podemos recomendarte una cosa: acude a profesionales en la materia.

A la hora de tratar cuestiones tan sensibles, todo tiempo dedicado a obtener información será tiempo bien invertido. Tan solo expertos conocedores de la materia podrán asesorarte para que alcances los resultados exactos que buscabas para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *