¿Qué sucede con mi estatus migratorio si me divorcio en EE.UU?

Cuando te casas, te será posible obtener la residencia; sin embargo, esto plantea muchas dudas respecto al divorcio en Estados Unidos.

Para analizar los efectos posibles que un divorcio puede tener sobre tu estatus migratorio, has de diferenciar entre si tu residencia es temporal, si residías antes de recibir la green card o si llegaste con una visa de trabajo.

¿Cómo afecta a un migrante un divorcio en Estados Unidos?

Si te encuentras en Estados Unidos gracias a una visa que te fue concedida porque la solicitó tu cónyuge, si te divorcias o te separas, tu estatus migratorio podría verse afectado. También podría tener efectos sobre tu posibilidad de quedarte en Estados Unidos. Si tu estatus depende del de tu excónyuge, podrías perder la posibilidad de obtener la green card. 

Es posible que seas residente condicional si pasaron dos años desde el matrimonio tras la migración. Si te divorcias antes de obtener la residencia definitiva, podrías ser deportado; no obstante, no siempre tiene que ocurrir esto, pues hay formas de evitarlo. Por ejemplo, en los casos en los que haya hijos de por medio o propiedades en conjunto, si demuestras que volviendo a tu país de origen tendrías extremas dificultades o si fuiste maltratado por tu excónyuge.

Para saber cómo te afecta el divorcio, has de conocer las leyes de inmigración de cada Estado. Solo así podrás evaluar qué opciones tienes según tus circunstancias para permanecer en el país y, en su caso, obtener justamente la custodia de tus hijos o la división de las propiedades en común.

¿Cuándo puede afectar el divorcio a tu residencia o estatus migratorio?

Hay dos supuestos principales que pueden afectar a tu residencia: cuando te divorcias antes de recibir la green card y cuando te divorcias mientras tu residencia es temporal. En el primer caso, lo más relevante es el plazo, pues entre la entrega de los papeles para obtener la tarjeta y la consecución efectiva de esta puede pasar un período medio de entre seis y doce meses.

Si te divorciaras antes de recibir la green card, perderías todos los derechos, salvo que el divorcio se deba a maltrato o a violencia de género, en cuyo caso tendrías más opciones. Por otro lado, si te divorcias mientras tienes la residencia temporal, es decir, por un máximo de dos años, también perderías todos tus derechos migratorios, lo que tendría efectos sobre tu estatus.

¿Y si has conseguido la green card pero te divorcias al poco tiempo de migrar?

Tu proceso de naturalización, es decir, de consecución de la ciudadanía, podría verse afectado si intentas divorciarte. Si el divorcio se produce al poco tiempo de obtener la green card, el matrimonio podría no parecer legítimo. Además, se te podrían realizar preguntas en todos los puertos, al igual que si tratas de renovar la residencia, sobre las razones del matrimonio y las causas por las que se produjo el divorcio.

Por otro lado, tienes que saber que, si te casas con otro inmigrante en esta situación que describimos, este no tendría durante cinco años beneficio alguno de residencia. No obstante, también debes conocer la siguiente ventaja: si te patrocinaron mientras eras cónyuge inmigrante, tu expareja tiene la obligación de sustentarte económicamente durante años, aunque estén legalmente divorciados, ya que firmó el affidavit of support, es decir, el contrato que obliga al residente que lo firma a responder económicamente por la persona patrocinada.

¿Qué efecto tiene el divorcio o la separación?

No hay una respuesta universal que pueda aclararte los efectos sobre el divorcio o la separación, ya que dependerán de cuándo recibiste tus beneficios migratorios y cuáles recibiste, además del estatus de tu esposo. Si gracias al matrimonio recibiste el estatus de residente condicional, este tendrá un límite de dos años.

Para que tu residencia sea permanente, deberás demostrar que todavía estás casado. Junto a tu cónyuge, tendrás que rellenar la petición para quitar las condiciones de la residencia a través del formulario I-751. Si ya te hubieras divorciado, podrías rellenar este formulario a través de otro de exención.

El divorcio en los Estados Unidos puede dificultarte conseguir la residencia permanente, pero no la imposibilita si puedes demostrar que tu matrimonio se llevó a cabo de buena voluntad. Algunas formas de demostrarlo son tener un contrato de alquiler conjuntamente con tu pareja, tarjetas de crédito o cuentas bancarias, así como pólizas de salud o de coche conjuntas. En el caso de que ya tengas la green card, el divorcio no debería afectar a tu estatus, sino solo al plazo para la obtención de la naturalización.

Diferencias entre divorcio y separación

Para proteger tu estatus migratorio, es importante que sepas también la diferencia que existe entre el divorcio y la separación. La separación es, como su nombre indica, una situación en la que cada miembro de la pareja vive por su cuenta aunque ambos sigan legalmente casados. Por su parte, el estado de divorcio es determinado por un tribunal, y la ley para declarar el divorcio varía de un Estado a otro. Es posible que en algunos Estados encuentres subdivisiones, como el divorcio absoluto y el limitado, que pueden darte derechos limitados.

En algunos Estados, además, un divorcio puede producirse de forma tácita tras un plazo de separación formal. No obstante, en cualquier caso, la decisión que determina si se trata de un divorcio o una separación es de la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) o la Oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), que interpretarán la ley de cada Estado. A la hora de enfrentar una separación o un divorcio en los que haya de por medio una situación de migración, es conveniente contar con un abogado especializado.

En conclusión…

Cuando se produce un divorcio en Estados Unidos, es importante tener en cuenta el momento en el que tiene lugar y el estado en que se encuentra la obtención de la green card. Cada detalle es importante, puesto que puede ser determinante para tu derecho de permanecer o no en el país o para la futura obtención de la ciudadanía. Es relevante, a su vez, conocer la ley de cada Estado y la diferencia entre el divorcio y la separación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *