Lo que nadie te dice sobre viajar o mudarse a los EE. UU.

El sueño americano ha logrado que millones de personas decidan mudarse a los EE. UU. en busca de nuevas oportunidades y prosperidad.

Vivir en Estados Unidos es la ilusión de miles de personas en todo el mundo. Prueba de ello es que este es el país con mayor número de inmigrantes de todo el planeta.

La mayoría quiere triunfar y conseguir el éxito profesional o económico. Buscan mejorar su calidad de vida y obtener reconocimiento. Perciben el tejido productivo norteamericano como un espacio para los negocios y el crecimiento. Esto se ha convertido en un gran atractivo para los espíritus libres y soñadores.

Dicho así, parece sumamente bonito. No obstante, debes tener en cuenta ciertos requisitos e información antes de viajar a Estados Unidos. No es lo mismo una residencia temporal que una permanente a la hora de solicitar un visado. El objetivo para quienes desean instalarse allí es obtener una green card o tarjeta de residencia.

Mudarse a los EE. UU.

Mudarse a Estados Unidos puede ser una auténtica aventura. Muchas personas piensan que emigrar al país norteamericano es una buena opción para encontrar una mejor vida. A continuación, enumeramos algunos factores a tener en cuenta antes de dar ese paso:

• Trámites y documentación

Antes de hacer las maletas, lo mejor es conocer los procedimientos administrativos para tener correctamente reglada toda la documentación. Aproximadamente 11 millones de personas indocumentadas residen dentro de las fronteras norteamericanas. Esto les impide ejercer plenamente sus derechos como ciudadanos. Por lo tanto, lo mejor es tomarse un tiempo y estudiar la documentación que se necesita.

Lo más normal es tener la tarjeta de residencia, conocida como Green CardAdemás, hay situaciones especiales para ciertos colectivos, como jóvenes o víctimas de violencia de género. Los requisitos son, por tanto, diferentes según el colectivo.

Por otra parte, se puede solicitar la visa de no inmigrante, con carácter temporal, en el caso de ser estudiante, turista o estar por motivos de negocio y trabajo. Para ello, la estancia no debe superar los 90 días.

Si el emigrante cuenta con familiares en el país y estos tienen residencia permanente, podrá emigrar si dicha persona está dispuesta a hacerse cargo de los gastos. En este caso, hay que presentar el formulario I-130.

• La identificación (ID)

Estados Unidos no cuenta con un carnet de identificación como el DNI que existe, por ejemplo, en España. Se utiliza el carnet de conducir propio de cada estado. Asimismo, existe un número oficial de la Seguridad Social.

Lo mejor es obtenerlo lo antes posible y, si se cumplen los requisitos migratorios, usarlo para alquilar una vivienda, contratar la electricidad o abrir una cuenta bancaria. El paso posterior sería conseguir la licencia para conducir. Este documento es el que más se muestra cuando hay que presentar una identificación a las autoridades o cuerpos y fuerzas de seguridad.

Asimismo, cabe señalar que, a partir del 1 de octubre del 2021, será necesaria la identificación Real ID, si se quiere seguir utilizando la licencia para conducir o coger un vuelo, así como ingresar en una instalación federal de alta seguridad. Si no se cuenta con este documento, se podrá usar una identificación previamente aprobada por el gobierno federal, como un pasaporte estadounidense o la filiación militar.

• Dominio del inglés

Si no dominas el inglés, lo mejor es que empieces lo antes posible a aprender este idioma. Es fundamental para prosperar, no solo para comunicarse y tener una conversación fluida, sino también en el área laboral o en los estudios.

Por otra parte, los profesionales o estudiantes podrían necesitar convalidar sus estudios. Como cada estado es un mundo y tiene su propia normativa, lo mejor es saber qué particularidades se aplican en esta materia. Sea como sea, hablar en la lengua oficial es uno de los pasos más importantes para integrarte y adaptarte rápido.

• El trabajo y el salario

Una de las razones más frecuentes para que una persona inicie una nueva vida en Estados Unidos es el número de oportunidades que se presentan. Este país es muy grande y hay mucha interculturalidad, por lo que las diferencias son enormes y las condiciones laborales varían según el área geográfica o la legislación laboral que se aplique en cada zona.

Si contemplamos el salario mínimo por hora de trabajo en Estados Unidos, está sobre los 7,1 dólares. Obviamente, no es el mejor promedio del mundo, pero siempre es una opción para empezar. No obstante, es bueno saber qué tipo de empleos cuentan con mayor demanda.

Entre las profesiones mejor remuneradas se encuentran los médicos, abogados, directores de desarrollo de software, director de farmacia, administrador de tecnologías de la información o director de finanzas. Los sueldos rondan entre los 180 000 a 115 000 dólares al año.

• El sistema sanitario

La sanidad en este país puede ser la mejor o la peor, según las circunstancias. Esto se debe a que, aun siendo un sistema muy adelantado en investigación, la atención médica no está al alcance de muchos. Incluso teniendo seguro médico es posible que la asistencia por una enfermedad o accidente tenga un precio muy elevado.

Por este motivo, es muy importante saber todo lo posible sobre coberturas sanitarias y entender la terminología clave, como HMO PPO, Medicare, Medicaid, copago, etc.

• Disponer de ahorros

Lo más recomendable es contar con un fondo de dinero o ahorros que permitan desenvolverse sin problemas al principio de la estancia. Es obvio que es difícil calcular una cifra, porque dependerá de las necesidades de cada persona y el estado donde viva.

De esta forma, si surgen imprevistos, lo mejor es disponer de un dinero salvavidas. Por otro lado, hay que respetar el máximo de dinero en efectivo sin declarar con el que se puede entrar al país.

En definitiva, mudarse a los EE. UU. no es nada complejo, tal como hemos indicado en este post. No obstante, la parte legal y económica es fundamental para poder moverse con total tranquilidad. Asimismo, si surgen imprevistos o contratiempos, manejar la información necesaria y útil es una total garantía que permite hacerles frente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *